Noticias

11 . sep . 2013

Visión de familia

 

La óptica Lamaison ha pasado por casi ocho décadas con tres generaciones de una familia al frente. En 1928 Héctor Lamaison fundó la “Casa Lamaison” en el barrio Cordón. En 1984, Emilio Tato y Ana María Lamaison, convirtieron  en óptica el negocio que hasta entonces había funcionado como bazar, cuadrería y óptica, entre otras cosas. Y una generación más tarde, tres de los cuatro nietos del fundador han encontrado su lugar en la empresa. Javier y Laura Tato Lamaison, contador y licenciada en dirección de empresas, se dedican a la administración y la importación de materiales quirúrgicos. En tanto, María Emilia, diseñadora industrial, comenzó a trabajar en la empresa en el año 2011 y la convirtió en la única óptica del país que diseña y hace sus propias armazones.

¿Cómo se generó Lamaison Design?
Mi madre trabajó con un artesano para hacer lentes especiales, como lentes para bebés o pedidos particulares. Cuando yo empecé progresivamente a diseñar lentes, viajé a Italia a una feria para conseguir materiales para producir en Uruguay. De a poco fuimos lanzando nuestras líneas.

¿La óptica familiar influyó en su decisión de estudiar diseño?
No, para nada. Antes había estudiado arquitectura porque tenía afinidad con ciertas materias, pero después me di cuenta de que no era lo mío y entré en la ORT para hacer diseño industrial y me fue gustando. Nunca fue una decisión influenciada por la óptica y durante la carrera nunca me acerque a los lentes; no tenía mucho interés. Fue después de terminar la carrera. Vi las oportunidades laborales y me terminé metiendo en esto.

¿Le gusta?
Sí, trabajar aquí me da una libertad que tal vez no la tendría en otro lado. Estuve cuatro meses y medio en Barcelona trabajando en Optim, una empresa que diseña lentes de marcas conocidas y luego las envía a fabricar en Asia. Barcelona es hermosa, pero la situación económica de Europa no es la mejor. Analicé las cosas que puedo tener aquí y allá, y teniendo en cuenta que este es un proyecto personal preferí quedarme en Uruguay.

¿Cómo aplicó esa experiencia en Lamaison?
Además de trabajar hice un curso de especialización en coolhunting, o análisis de tendencias, que me sirvió para investigar lo que se viene a la hora de diseñar. 

¿En qué se inspira?
Soy muy observadora. Me inspiro en lo que veo por la calle, o fotos. Miro muchos blogs, como The Sartorialist, o busco tendencias en Pinterest. 
El público uruguayo sigue siendo un poco conservador.

¿Cuál es el diferencial de los lentes de Lamaison?
Busco diferenciar nuestros lentes a nivel cromático. Muchas veces busco colores y combinaciones atípicas; quiero transgredir, pero siempre teniendo en cuenta que nuestro público objetivo son los uruguayos. Me gusta hacer cosas originales, pero también tenemos que venderlas. En una de nuestras primeras líneas hicimos un lente azul marino y no se vendió muy bien: la gente no se anima con colores y formas muy osadas.

Otra cosa que nos diferencia es que solo hacemos alrededor de 100 lentes por colección y son todos artesanales. Si compras uno de mis lentes tienes la seguridad de que solo existen 10 modelos de ese tipo. Además los materiales los conseguimos de la misma empresa italiana que provee acetato a las empresas grandes de lentes. 

¿Dónde los venden?
Por ahora solo en la óptica, pero estamos buscando extendernos. Por ahora no vamos a vender por la web, pero nos vamos a asociar con una compañera que está armando un sitio web que selecciona diseñadores uruguayos y vende sus productos por internet. La idea es enfocarnos primero en Uruguay, y después ir al exterior. En Europa se valoran más los productos artesanales, porque no son tan comunes como aquí. Queremos llegar a ese público, pero lo estamos haciendo poco a poco. 

¿Cómo difunden las colecciones nuevas?
Están en nuestra página web, y a veces ponemos avisos en diarios. Manejamos distintos medios de prensa, pero todavía no tenemos una página de Facebook. Lo que pasa en que estoy en un dilema con el nombre, la línea se llama Lamaison Design, pero está muy asociado a la óptica, así que tengo que inventar un nombre. Je suis es el nombre de la colección pasada. Me gusta ese nombre porque los lentes tienen que reflejar la personalidad de sus dueños. 

¿Qué significa la óptica para usted?
Es parte de mi familia. Nací aquí y siempre estuve rodeada de esto. A los 12 años venía a trabajar en la caja en verano. Mis padres trabajan acá, mi madre como óptica y mi padre en la administración general. Mis hermanos más grandes también trabajan en la empresa. Para mí es como algo cotidiano, y hoy me está dando la oportunidad de hacer algo que me gusta.

 

Entrevista para El Observador - Café&Negocios

por Valentina Esponda; foto: N. Garrido

Nota: http://www.elobservador.com.uy/noticia/259469/vision-de-familia/

 

+Noticias

15 . nov . 2017

Nos Mudamos

Cordón 1530 entre Tacuarembó y... leer +

25 . jul . 2014

Yoga para tus ojos

Transitions leer +

7 . oct . 2013

10 puntos para no perder de vista

La vision en el deporte leer +

19 . sep . 2013

La visión y el deslumbramiento

La luz es esencial para la visión, poca... leer +

11 . sep . 2013

Visión de familia

María Emilia convirtió a la empresa de... leer +