Los niños necesitan, tanto o más que los adultos, protegerse de la radiación ultravioleta.

Tenelo en cuenta, el sol sale para todos.